Mi foto

octubre 2021

dom. lun. mar. mié. jue. vie. sáb.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Blog powered by Typepad
Miembro desde 03/2006

Ciencia y tecnología Fuente

El cerebro está destruyendo el universo.

El cerebro está destruyendo el universo. 

Las leyes físicas y  espirituales son las mismas

Por José Brechner

Según algunas de las mentes científicas más brillantes, la Torá (la Biblia Judía) es el ADN del universo. Esta afirmación la hicieron mucho físicos y estudian “Génesis” como el comienzo de todo. Si conoces las leyes de la naturaleza y la creación puede comprobarse matemáticamente,  en la Torá está el secreto.

¿Se puede concatenar el comportamiento humano con el cósmico? No hay opción. Somos uno con el universo. El ser humano, hasta donde conocemos, es la creación final y más perfecta del orbe. 

Si logramos conectarnos con alguna civilización de otro planeta, que sea más evolucionada, cambiarán las cosas, pero por el momento, el terráqueo es la última manifestación de la inteligencia.

El cerebro humano ha sido estudiado y fotografiado microscópicamente y es la copia exacta del universo, siendo imposible de diferenciar entre ambos. Las conexiones neuronales son idénticas a las existentes entre las constelaciones, galaxias, supernovas y demás actores estelares que construyen la Red Cósmica. 

El cerebro contiene 90 mil millones de neuronas y sus axiones y dendritas conforman una red de más de 100 billones de conexiones que hacen que seamos quienes somos. 

El universo visible tiene un diámetro que abarca 90 mil millones de años luz y contiene 100 billones de galaxias. (Una galaxia contiene entre 100 y 400 mil millones de estrellas). La Vía Láctea es una diminuta habitante del vecindario. 

El cerebro está compuesto por 77% de agua y la Red Cósmica por 73% de energía oscura. No son parte del sistema, sino material pasivo en los que ambos se desenvuelven. 

Las proporciones de similitud son admirables y nada en el cosmos es aleatorio. Einstein lo dijo: “Dios no juega a los dados con el universo”.

Los estudios revelados por el astrofísico Franco Vazza y el neurocientífico Alberto Feletti acerca del cerebro y el universo, demuestran que pese a la disparidad de escala, ambos se manejan con los mismos números y fueron creados simultáneamente, con las mismas características estructurales y evolutivas. Uno obedece a las leyes gravitacionales el otro a la biología.

La capacidad de almacenaje del cerebro es de 2,5 Petabytes (un petabyte es equivalente a un millón de gigabytes). Lo que significa, que podemos guardar toda la inmensa información del universo observable y viceversa, la Red Cósmica almacena toda la experiencia humana a través de la historia. 

Carl Sagan dijo que nuestro cuerpo está -literalmente- hecho de estrellas. La visión del aura lo demuestra. La energía, la vibración,  que emana del ser humano, es fácilmente perceptible para cualquiera. 

Vazza y Feletti han demostrado que el universo y el cerebro son idénticos; un universo dentro de otro universo y ambos están interconectados. Lo cual nos lleva inevitablemente al aspecto espiritual. “Como es arriba es abajo”. La estrella de David, dos triángulos invertidos y entrecruzados, parece ser el símbolo místico de aquello. 

Somos interdependientes pues ambos fuimos creados por las mismas fuerzas, lo que sucede en el cosmos nos afecta y lo que los humanos hacemos, altera el comportamiento del orbe. 

Entonces, de seguro que estamos haciendo algo mal, porque el cosmos está empezando a vomitar; como sucedió antiguamente. “Existieron otros pueblos antes que tú y fueron vomitados por la tierra”, dice la Torá. 

Estamos en una época de profundo oscurantismo. La desinformación es la norma y la convicción en la desinformación es la regla. Los ignorantes usan las redes sociales para llegar a millones de individuos tanto o más iletrados y son aplaudidos y premiados por exponer y promover pensamientos falsos e irracionales que están de moda. 

En todo lo que los humanos hacemos, descargamos energía; ya sea con acciones, con el pensamiento, o las emociones. El efecto es de un gran impacto estelar cuando cientos de millones de personas piensan, hacen, o sienten, cosas que son enfermizas. Y, lo torcido y retorcido está volviéndose común y aceptable. En el mundo laico-judeocristiano están en el extremo permisivo y en el musulmán en el represivo.

La Torá -sin considerar ningún aspecto religioso- es el mejor documento histórico y espiritual que se conoce y es muy clara en relación a las cosas que se deben, se pueden y hay que hacer. Y las que no hay que hacer. Torá en hebreo, significa “guía”.

Un ejemplo que puede parecer incomprensible, son los tatuajes. La Torá es determinante al respecto: “No harás tatuajes en tu piel”. (De todas las cosas, el libro escrito hace 3600 años habla de los tatuajes).

Un tatuaje no es una moda pues no es pasajero, es de por vida. Cuando alguien está dispuesto a pintar y dañar su piel para siempre, está predispuesto a hacer otras cosas ilimitadas con su cuerpo, su mente y su vida, perturbando el orden de la naturaleza. 

Una acción extrema puede llevar a otra más extrema, hasta que se pierde la noción de qué es correcto e incorrecto. El bien y el mal se trastocan y confunden. Si lo malo es bueno, automáticamente lo que era bueno se transforma en malo. 

Ser homosexual, bisexual, transexual, está de moda, pero afecta la mente y la vida para siempre. Y al perturbar nuestro microcosmos, alteramos la existencia de la especie humana y del universo. 

Esta decadencia se vivió en Grecia, Roma, Sodoma y no terminó bien. Según las últimas noticias científicas -Sep. 2021- se ha verificado, que Sodoma y Gomorra fueron destruídas por el efecto electromagnético de un meteoro. 

Roma y Grecia, las culturas más avanzadas de su tiempo, nunca más se levantaron. Y todo comenzó con el celebrado homosexualismo abierto. 

Las normas morales cambian con el tiempo. Hay épocas de permisividad y períodos de modestia. Después de ver a todos desnudos, un cuerpo vestido llega a ser más estimulante. 

Pero la moralidad no es nuestro asunto, lo que nos interesa es lo que concuerda con el balance cósmico y lo que resquebraja ese equilibrio en sus diferentes aspectos, entre ellos el político.

Los ánimos ideológicos están exaltados y saliéndose del cauce. Un pasaje interesante en la Torá dice: “Entre izquierda y derecha elige la derecha”. El mensaje pudo ser interpretado en distintas épocas de distintas maneras, pero hoy toma un sentido que no existía en el pasado.

Las izquierdas están perturbando el orden planetario y galáctico al imponer desquiciados pensamientos, que incluyen el idioma neutro, la condición sexual, la educación sin reprimendas, la identidad indefinida, el comportamiento sin reglas; negando la biología, la ciencia, la inteligencia, el sentido común y la realidad. 

Las izquierdas están pregonando el racismo contra el hombre blanco -la civilización- y se está fomentando su odio en los colegios y universidades. Ensucian a los héroes del pasado y reescriben la historia. Demonizan a la policía y exalzan a los criminales. Halagan a los terroristas y condenan a sus víctimas. Los principios de la decencia están siendo invertidos y hay sólo dos clases de personas en este mundo: La gente decente y la indecente. 

La civilización no se hereda, debe ser enseñada para que no desaparezca. Las raíces son más importantes que las hojas. El mundo está en camino al salvajismo como sucedió con el nazismo y el comunismo; primero quemaron los libros, después a la gente.     

El oscurantismo lo abarca todo, también la economía. La excesiva riqueza en manos de individuos sin el tino para manejarla, produce resultados fatales. Los megamillonarios tienen más influencia que cualquiera; ganan dinero con la turba ignorante y son izquierdistas. 

Existen actualmente 2.755 megamillonarios -con más de $1.000M cada uno- y una riqueza combinada de $13,1 billones de dólares. La brecha con el resto de los terráqueos es estratosférica. 

Los megarricos en su mayoría se hicieron grandes en poco tiempo gracias a la internet y la globalización, más no están preparados para manejar semejante poder. Sus caprichos y decisiones están trastornando la sociedad para mal. 

Twitter y Facebook, impiden poner mensajes a Donald Trump, un presidente de Estados Unidos. Los medios están usando la democracia para destruir la democracia.   

Esa descomunal discordia entre los megarricos con los demás no se arregla con medidas socialistas que empobrecen y esclavizan a todos menos a los gobernantes. Sólo una horrenda desgracia puede poner las cosas en fojas cero.

Los cataclismos, las epidemias y la guerra, son la manera en que el universo se defiende y busca su balance. De las tres calamidades, la única creada por el hombre era la guerra; hoy la pandemia también es de elaboración humana y los chinos la inventaron adrede. 

De los 5.000.000 de muertos por Covid-19, China es de los países menos afectados, ocupando el puesto 112, -muy por debajo de cualquier nación sudamericana- con un total de 96.258 casos y apenas 4.636 muertos desde que infectaron al mundo. El experimento viral les resultó perfecto y nadie se atreve a cuestionarles por cometer semejante crimen contra la humanidad.

China y Rusia mantienen inamovible su objetivo de dominio global y sus líderes tienen una clara percepción de la realidad. Ambos países salieron del socialismo para fortalecerse en el capitalismo, mientras que en Occidente se desviven por hacer lo opuesto. 

Irónicamente, los chinos y rusos están mejor sincronizados con el cosmos y lo último que les importa es el espíritu.

www.josebrechner.com










  






viernes, 17 septiembre 2021

lunes, 09 noviembre 2020

sábado, 12 septiembre 2020

jueves, 13 julio 2017

lunes, 06 febrero 2017

lunes, 29 febrero 2016

jueves, 09 octubre 2014

jueves, 21 agosto 2014

viernes, 14 marzo 2014

miércoles, 08 enero 2014

lunes, 01 julio 2013

martes, 19 febrero 2013

viernes, 21 diciembre 2012

jueves, 13 diciembre 2012

sábado, 08 diciembre 2012

sábado, 01 diciembre 2012

viernes, 30 noviembre 2012

viernes, 16 noviembre 2012

domingo, 21 octubre 2012

lunes, 24 septiembre 2012

lunes, 20 agosto 2012

viernes, 13 abril 2012

viernes, 13 mayo 2011

miércoles, 12 enero 2011

domingo, 05 diciembre 2010

martes, 16 noviembre 2010

viernes, 05 noviembre 2010

miércoles, 27 octubre 2010

domingo, 03 octubre 2010

jueves, 22 abril 2010

miércoles, 21 abril 2010

jueves, 25 marzo 2010

viernes, 23 octubre 2009

lunes, 21 septiembre 2009

domingo, 06 septiembre 2009

viernes, 23 enero 2009